Translate

22/9/13

EL ATLANTE

De salitre
Pilar González Moreno 
      son los sueños de la costa,
      de la sal y de ese olor
      empalagoso y tierno
      que te acompaña perenne
      en las mañanas del puerto
      y en los atardeceres de    poniente.
 
      De salitre
      son las penas de las hembras
      que observan en la noche la arribada
      de los barcos a sus casas
      contando a lo bajo las ausencias
      de los hijos que se fueron. Mar
María Teresa Díaz Miranda 
      De salitre
      son los amores perdidos
      tierra adentro
      cuando el olor de las olas
      se va diluyendo
      y se entremezcla con las jaras
      y el asfalto pegajoso.
 
      De salitre
      nuestras vidas calladas
      que se pegan como el salitre
      en los trasfondos del alma. (Luis. E Prieto)
 

Llegó el levante
      con su voz cargada de revanchas...
 
      El azul se vistió
      de verde terroso y violento
      y las olas se elevaron desquiciadas
      adornando de blanco las espumas.
 
      Las arenas de la playa
      hicieron su revolución pendiente
      azotando a los cuerpos encremados
      de los pacientes visitantes del estío
      rebozando y flagelando los desnudos
      de paz entrevelada y de silencios
      con alfileres hirientes.
 
      Ahora el mar, ahora la playa,
      toman su revancha natural,
      su pendiente desquite de mareas,
      de pleamares dorados,
      con la fuerza impetuosa de sus voces
      que hermanan la tierra y el mar
      con el viento desgarrado.
 
      Alfileres que duelen
      como puede doler la marejada
      en los “arrastreros” de la costa
      que cabecean entre gaviotas
      zarandeados por las olas
      que buscan su revancha y recompensa
      de los peces del océano.
 
      El levante es el rey ( Luis E Prieto)

 
 
 
 

 



 



Me acaricias
      con tu cuerpo revoltoso
      cubriéndome de algas
      o de pececillos despistados
      que resbalan entre mis dedos
      como tu espuma blanca,
      como el canto melifluo y  sincopado
               de tus risas y de tus quejas.          
 
      Me sumerjo en ti                              
      y me mandas tu mensaje                                    
      de caracolas lejanas,
      o me golpeas duramente con tus olas
      zarandeando mis silencios
      que quieren esconderse
      del otro lado del inicio del levante.
 
      A veces me arrastras,
      me llamas desde tus corrientes
      escondidas y falaces
      susurrándome con tus resacas
      promesas de sirenas y jardines
      mar adentro...
      Y a veces estoy a punto de creerte
(Luis E Prieto)
 
 
 

MC Gíl
MC Pascual

Lola Baeza
 



El monumento El Atlante, situado a la entrada norte de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, es un símbolo que rememora historias de valles y barrancos inmensos, que desembocan hoy en día en esta figura de mujer de roca que, con sus brazos abiertos, glorifica el Atlántico. El conjunto de la obra escultórica, según las palabras de su autor Tony Gallardo, “crea el clima de recogimiento favorable a la idea del Atlante, cara al océano grandioso, cual invocación metafísica de su poderes”. Así, su creador se inspiró en la dimensión dramática de la fábula sobre la desaparición, entre el magma y el mar, del mítico continente
 

José Luis Araña

Marie Carmen Pascual
 
Mari Carmen Gíl

En la mitología griega, Atlas o Atlante (en griego antiguo Ἄτλας, ‘el portador’, de τλάω tláô, ‘portar’, ‘soportar’) era un joven titán al que Zeus condenó a cargar sobre sus hombros con los pilares que mantenían la Tierra (Gea) separada de los cielos (Urano). La creencia popular dice que él fue condenado a sostener el mundo, cosa que es incorrecta. Era hijo de Jápeto y la ninfa Clímene (en otras versiones, de Asia) y hermano de Prometeo, Epimeteo y Menecio. Higino, sin embargo, lo hace hijo de Gea y Éter o Urano, aunque el texto del Prefacio, donde hace esta afirmación, está algo corrompido. Fue el padre de las Hespérides (con Hesperis), Mera, las Híades, Calipso y las Pléyades
 


 

Aurora Jiménez

María Teresa Díaz Miranda

  


 
Grupo pintando



Lola Baeza

 

No hay comentarios: