Translate

15/2/14

PINTURAS CON SALITRE


El barrio marinero de San Cristobal  todavía hoy conserva gran parte de su encanto con una pequeña playa y un muelle pesquero.

 MC Gíl
El pescador y el pez

  ÉRASE UNA VEZ UN PESCADOR QUE LLEVABA SEMANAS SIN PESCAR NADA. CUANDO RECOGÍA LAS REDES, SE DIO CUENTA DE QUE HABÍA UN PEZ TAN PEQUEÑITO QUE EL PESCADOR NO SABÍA SI ECHARLO AL MAR OTRA VEZ.
-SI ME  COMES AHORA NO PODRÉ CALMAR TU APETITO. PERO SI ME DEVUELVES AL MAR, PODRÉ CRECER.
 
EN ESTO OYÓ LAS VOCES DE OTROS PECES QUE BUSCABAN AL PEQUEÑÍN. ERA SU FAMILIA, QUE LE LLAMABA ANGUSTIADA.
 
TOMÓ EN SUS MANOS AL PECECITO Y LO ARROJÓ AL MAS. AHORA EL PEQUEÑÍN DEBÍA SEGUIR VIVIENDO JUNTO A LOS SUYOS.
LOS OTROS POECES QUISIERON MOSTRAR SU AGRADECIMIENTO AL JOVES PESCADOR.
 
Y LE LLENARON LAS REDES DE SUCULENTAS OSTRAS. EL PESCADOR SE ALEGRÓ MUCHO DE VER REUNIDA A LA FAMILIA DEL PEQUEÑÍN Y LOS DESPIDIÓ DESEANDOLES UNA LARGA VIDA.
   




                                                 Aurora Jimenez

Dulce Gónzalez
 Los pescadores y las piedras
Tiraban unos pescadores de una red y como la sentían  muy cargada, bailaban y gritaban de contento, creyendo que habían hecho una buena pesca. Arrastrada la red a la playa,  en lugar de peces sólo encontraron piedras y otros objetos, con lo que fue muy grande su contrariedad, no tanto por la rabia de su chasco, como por haber esperado otra cosa.
 Uno de los pescadores, el más viejo, dijo a sus compañeros:
-Basta de afligirse, muchachos, puesto que según parece la alegría tiene por hermana la tristeza; después de habernos alegrado tanto antes de tiempo, era natural que  tropezásemos con alguna contrariedad.


 MC Pascual


 Los pescadores y el Atún

Salieron a pescar al mar unos pescadores y después de largo rato sin coger nada, se sentaron en su barca, entregándose a la desesperación.
De pronto, un atún perseguido y que huía ruidosamente, saltó y cayó por error a su barca; lo tomaron entonces los pescadores y lo vendieron en la plaza de la ciudad.
Existen extraños momentos en que por circunstancias del azar, obtenemos lo que no se pudo con el arte.


  •  El cebo es el que engaña, no el pescador ni la caña.
  • La paciencia, la observación y la dedicación hacen al buen pescador.
  • Señuelo grande, pez grande…
  • Con la Mujer y el pescado, mucho cuidado
  • En enero y en febrero, las cañas al ropero.
  • hay días de pesca que lo único que se pesca son historias y amigos “    
  • La pesca es un descanso para la mente, una alegría para el espíritu, una distracción para la tristeza, un calmante para los pensamientos inquietos, un moderador de pasiones, una fuente de satisfacciones que engendra hábitos de paz y de paciencia en todo aquel que la profesa y la practica”. Henry Wotton.



Lola Baeza


No hay comentarios: