Translate

11/4/14

EL ROMANCE DE LOS JARDINES


Un jardín (del francés jardín, huerto), es una zona del terreno donde se cultivan especies vegetales, con posible añadidura de otros elementos como fuentes o esculturas, para el placer de los sentidos. En castellano se llamaba antiguamente huerto de flor para distinguirlo del huerto donde se cultivan hortalizas. La adopción de la palabra en francés hizo más fácil la distinción entre uno y otro vocablos.
 
Hacer estos huertos sin finalidad  económica, únicamente por goce Jardines colgantes de Babilonia, considerados como una de las maravillas del mundo antiguo, lo que denota que estos espacios de ocio tienen desde entonces una larga tradición.
estético,  arrastra una larga tradición, y ya eran famosos los
Un jardín puede incorporar tanto materiales naturales como hechos por el hombre. Los jardines occidentales están casi universalmente basados en las plantas. Sin embargo, algunos tipos de jardines orientales, como los jardines Zen, apenas las usan o, no las usan en absoluto.
MC GÍL


 
Los parques zoológicos, que exhiben animales en hábitats naturales simulados, eran antiguamente llamados jardines zoológicos.
La jardinería es el arte de crear estos espacios, y acompaña a la arquitectura, puesto que son un complemento de los edificios e, incluso, a menudo tienen construcciones en su diseño.

José Luis Araña 

A lo largo de la Historia los jardines han variado no solamente en sus estilos sino que también en relación a las especies. La ingeniería genética y el desarrollo de los viverista han aportado gran diversidad de variedades híbridas adaptadas a requerimientos del diseño. También la corriente ecológica planifica un jardín teniendo en cuenta las plantas autóctonas de la región, permitiendo así el buen manejo de la biodiversidad existente.

En España, además de parques y jardines de concepción generalista, bien de carácter inespecífico o bien de corte temático o especialista —como los jardines botánicos


 

 
 

 
Arte y naturaleza
 
Marie Carmen Pascual
 
Por último, cabría señalar como en las últimas décadas del siglo XX ha surgido una especial preocupación por la preservación del medio ambiente, al tiempo que la naturaleza ha pasado a ser un elemento utilizado por creadores y artistas para sus obras, en una conjunción de jardín, parque natural y obra artística que a veces es difícil de diferenciar. A finales de los años 1960 surgió el llamado land-art (o earth art, «arte de la tierra»), una tendencia que utiliza la naturaleza como soporte artístico, pop-art de moda en aquel momento. En su génesis figura un fuerte componente de reivindicación ecológica, en una era de intensa industrialización y de destrucción de los recursos vitales del planeta. Por lo general, las obras se realizan en lugares remotos, como desiertos, montañas o praderas, donde la naturaleza se encuentra inalterada y el artista disfruta de la soledad necesaria para efectuar su trabajo.[213] De igual modo, a nivel de las instituciones públicas se han promovido diversos programas de actuación dentro de la naturaleza, para lo que se ha acuñado el término de «paisaje cultural», un entorno natural modificado por el hombre o bien escenario de un acontecimiento histórico
  
 





 Otro exponente son las actuaciones realizadas en Lanzarote por el artista César Manrique, empeñado en salvaguardar los paisajes de su isla natal y que se convirtió en un pionero del turismo sostenible. Como arquitecto, muchos de sus proyectos buscaban la integración con la naturaleza
 David Santana


No hay comentarios: