Translate

16/8/15

PATIO INTERIOR DE LA IGLESIA DE SAN JUAN (TELDE)

PATIO INTERIOR DE LA IGLESIA

En la Basílica Menor de San Juan Bautista, como en tantos otros edificios




eclesiásticos que dependían de la voluntad de los patronos y de la mayor

o menor generosidad de los feligreses, los siglos pasaban llevando consigo

aparejados reformas parciales o añadidos no siempre lógicos o estéticamente
 
plausibles

María Teresa  Díaz



Pilar Gonzalez






José Luis Araña




 
 
 
 
 
 


La sociedad carencial que engendró tales edificios no pudo hacer otra

cosa que llevarlos a buen fin con las técnicas y los materiales que le eran

propios, no sólo para esta clase de edificios, que con todas las reservas llamaremos
 
públicos, sino también para los propios de su arquitectura doméstica5.



Al no existir planos originales, o al menos sernos desconocidos hasta el

momento, no podemos acreditar debidamente si la idea original del edificio

coincide con su aspecto actual; todo hace pensar que se parte en éste, como
 
en otros tantos casos, de una estructura modificable que permite futuros



añadidos o, si se quiere, complementos constructivos o espaciales.

Según la teoría, ampliamente defendida, entre otros, por el Dr. D. Pedro
 
Hernández Benítez, Telde, sus valores: Arqueológicos, Histórico, Artístico y

Religiosos, 1958; el templo parroquial de San Juan Bautista fue el epicentro



del movimiento urbano de la ciudad de Telde. Construido en el solar en donde

se levantó previamente el llamado Fortín de la Conquista. Tal baluarte defensivo

parece ser que se encontraba compuesto por un perímetro tapiado y un

torreón cuadrado realizado de mampuesto, y cuyos ángulos o esquinas lucían

cantería parda o bastarda. Del primero de los elementos, es decir, del tapial,

sólo queda reconocibles pequeños trozos colindantes al pasaje del Dr. Chil,

antigua c/ del Osario. Con respecto al vetusto torreón, sabemos que fue engullido

en la Torre Campanario o colateral derecha. Algunas fotografías anteriores

al año 1910 reflejan fielmente el estado, modificado para adaptarlo a
 
campanario, con que nos llegó al siglo XX6.



No se ha averiguado, hasta el momento, si la actual superficie basilical

excede o no la del fortín de la conquista, aunque todo hace sospechar que

sí. Lo que es notorio y sorprendente para la fecha en que se concibe dicho

templo, pleno Renacimiento, es el descuadre de la Iglesia con respecto a la

Plaza y al resto de los edificios que tienen fachada sobre la misma. La explicación

a tal solución urbana podría venir de la mano de la improvisación y

las prisas con que en un primer momento se pobló el lugar. Algunas luces
 
sobre ello aportamos en nuestra ponencia Las Plazas Históricas de la Ciudad

No hay comentarios: