Translate

24/3/16

EL PUERTILLO



LA PLAYA DE EL PUERTILLO ESTA SITUADA EN EL MUNICIPIO DE ARUCAS, AL NORTE DE LA ISLA. TIENE UNA LONGITUD DE 360M. Y UNA ANCHURA MEDIA DE 20 M.

LA PLAYA TIENE UNA ARENA DORADA, CON UN GRANO FINO Y LA ZONA SOPORTA UN FUERTE OLEAJE, AUNQUE ESTA PLAYA ESTA BASTANTE RESGUARDADA.

DAVID SANTANA





ARUCAS. La costa del municipio norteño de Arucas tiene en el paseo marítimo de Los Charcones un espléndido mirador al océano. Y al pie del mismo, un conjunto de playas y piscinas (Bañaderos-El Puertillo) que, sobre todo en verano, son ocupadas por vecinos de la zona. El carácter familiar de estas playas y piscinas le dan personalidad al enclave, donde también se puede disfrutar de la gastronomía (especialmente, de productos del mar) en alguno de los locales y terrazas que se asoman a ellas desde el barrio de El Puertillo. El citado paseo marítimo, inaugurado en el verano de 2011, tiene cerca de un kilómetro de longitud. En el lado al este se encuentra la pequeña playa de Bañaderos, de unos 360 metros de largo por 20 de ancho, con arena rubia protegida del oleaje exterior por barreras naturales de roca. A continuación, en dirección oeste y siguiendo el trazado del paseo, el conjunto del Puertillo, donde se ha creado una nueva playa de piedras de más de 7.000 metros cuadrados de superficie (tras el retranqueo del paseo que en ese tramo incluye un puente); a la que sigue un amplio solárium de más de 2.200 metros cuadrados y, junto a ellos, tres piscinas seminaturales de algo más de 7.000 metros cuadrados (una de ellas de poca profundidad y con arena en la parte del acceso, pensada para su uso por los más pequeños de la familia). Playas y piscinas cuentan con vigilancia y servicios. Zona de aparcamientos, en la trasera del paseo y a la entrada del barrio, al que se accede directamente desde la autovía GC-2.




LOLA BAEZA







 MC PASCUAL



https://youtu.be/1254OEy9CI8










5/3/16

MAGIA Y ENSOÑACION







Gran Canaria ofrece muchos rincones por los que pasear y disfrutar de su naturaleza, y entre toda la belleza que la Isla ofrece, el Jardín Canario se ha convertido en un auténtico referente. Este parque botánico repleto de especies endémicas y con un ecosistema peculiar es una visita obligada en el caso de que decidas pasar unos días en esta Isla.

MC Pascual


MC Pascual


David Santana



Lola Baeza



David Santana

Si haces una parada en este lugar, puedes comenzar por la parte alta. Resulta emocionante bajar por los caminos, que aunque son empinados, están acondicionados para que el paseo se realice con total seguridad.  De esta manera, la bajada se hace divertida y amena a la vez que se aprecian las excelentes condiciones en que se conserva este gran pulmón vegetal de Gran Canaria.
La magia y la ensoñación recorren los caminos de este jardín, dividido en diversas zonas que te envuelven en un plácido paisaje lleno de suaves aromas, como por ejemplo el de la laurisilva.
Lola Baeza



Isabel Rodriguez







La plaza de las palmeras es otro enclave típico del Jardín Botánico, donde se puede contemplar la especie autóctona de palmera canaria, que se diferencia del resto por su robustez y su abundancia de hojas arqueadas y verdes oscuras, a las que los canarios han sabido darles numerosos usos para la vida cotidiana.

El archipiélago canario -con algo más de 7.000 km²- es una de las zonas florísticas más interesantes del mundo por la gran cantidad de plantas exclusivas que posee. De un total de 2.000, más de 500 especies son endémicas de Canarias. Las Islas son consideradas como un “laboratorio natural para la evolución de las plantas” y algunos de los mejores ejemplos del mundo de los procesos de radiación adaptativa y evolución vicariante los podemos encontrar aquí en géneros como Echium (taginastes), Aeonium (veroles), Argyranthemum (magarzas) y Sideritis (salvia blanca) y que pueden ser observadas en el Jardín Canario. 

Muchas de estas plantas son extremadamente raras, algunas de forma natural y otras por los efectos directos de la mano del hombre y de las actividades en las Islas. La deforestación, la agricultura, urbanizaciones y contaminación así como la sobreexplotación de acuíferos son algunos de los factores que han dado lugar a que más de 150 especies de las Islas estén en peligro de extinción.